En esta prueba tenemos el placer y la oportunidad de presentaros una nueva marca que, con suerte, tendrá protagonismo en nuestro programa de pruebas en TheBestF1. Y qué manera de estrenarse con la marca Suzuki que con uno de los coches más importantes de su gama, el S-Cross, que hace un par de años recibió una importante actualización para ponerse al día y colocarse como una opción realmente interesante en el segmento de los SUV de tamaño medio y que tienen un coste muy económico.

En esta ocasión tenemos que agradecer a Suzuki SYRAUTO Sevilla, concesionario oficial de la marca japonesa en Sevilla, y en especial a su responsable de marketing, María Collado; por permitirnos probar esta unidad de pruebas que creemos que es una opción realmente interesante y que los potenciales clientes de este tipo de vehículos deben conocer.

Diseño exterior: bien pensado

Este Suzuki S-Cross que nos ha cedido Suzuki SYRAUTO Sevilla es el resultado fue actualizado aproximadamente hace un par de años y con dicha actualización, se sometió a un lavado de cara en el que ha mejorado mucho su imagen. Nos encontramos ante un coche que, sinceramente, no destaca por un diseño atrevido y moderno como pueden destacar otros modelos; pero nos encontramos ante un coche bien pensado, sin florituras y que tiene como objetivo el de intentar gustar a todo el mundo. Eso no es fácil y creo que este Suzuki S-Cross puede gustar a todo el mundo, de mayor o menor manera.

Sus proporciones y sus líneas maestras no han cambiado con respecto al modelo que se estrenó años antes al restyling que recibió el S-Cross en 2022 y ya resultaban muy neutras y con el objetivo de contentar a todo tipo de cliente. Pero con la actualización que ha recibido y que nos permite ver la nueva imagen del S-Cross, puedo decir que esta actualización ha mejorado mucho en comparación a su antecesor, sobre todo en el morro, que luce mucho más moderno y atractivo.

El frontal es lo que más y mejor se ha actualizado, con unos nuevos faros full led que son muy grandes y ofrecen una iluminación correcta. En la vista lateral es donde menos cambios hay con respecto a la anterior versión, con unas proporciones muy cúbicas que favorecen un buen aprovechamiento del espacio. Pero es en la parte trasera donde vienen los cambios más atractivos de este modelo.

En la vista trasera del Suzuki S-Cross lo que destaca de nuevo, al igual que en el frontal, son las luces, con unos grandes grupos ópticos que tiene un diseño basado en el plateado y que se tiñen de los colores de los diferentes destellos con su activación. Unos grupos óptimos que están unidos por una pieza decorativa en negro piano que le acompaña un detalle en plateado que se extiende de lado a lado del coche y presidido por el logotipo de Suzuki en el medio del portón, el cual es de grandes dimensiones y está acompañado por un paragolpes que en su mayor parte está protegido con una pieza de plástico negro y con una especie de difusor donde se incluye las luces antiniebla.

Viendo el diseño de este coche tenemos claro que es, sin duda, un coche práctico, bien pensado y muy servicial, sobre todo si tenemos en cuenta las medidas del conjunto, porque mide 4,30 metros de largo, la medida tipo de este tipo de coches, con un ancho de 1,78 metros y una altura de 1,58 metros. Su distancia entre ejes es de 2,60 metros, razonable en relación a su tamaño y algo que tiene su reflejo en el espacio interior que es bueno para su segmento, en el que en las plazas traseras los pasajeros irán cómodos, algo que ya veremos en el apartado de análisis del interior. Y no, no es un modelo pesado dados sus 1.270 kg de peso. Sin duda, un coche bien pensado.

Interior: muy bien aprovechado

Antes de ponernos a analizar el interior de este Suzuki S-Cross que nos ha cedido Suzuki SYRAUTO Sevilla, hay que tener claro que es un coche que está orientado al público que busca un SUV de tamaño mediano y de precio contenido. Viendo el catálogo de precios que nos pueden facilitar en el concesionario o incluso en la web del fabricante, podemos ver que el precio de esta unidad de pruebas compite directamente con el de un Dacia Duster. Así que, teniendo claro en qué liga está compitiendo, hablemos sobre el interior.

Al abrir la puerta y subirme al interior de este Suzuki S-Cross, me di cuenta que el espacio interior estaba muy bien aprovechado. En cuanto a las plazas delanteras, el coche tiene una postura de conducción realmente cómoda, con un volante que es regulable en altura y profundidad, y con una palanca de cambios manual que está muy a mano y es fácil de encontrar mientras estás conduciendo. El salpicadero tiene un buen diseño. Hay detalles algo anacrónicos en estos tiempos, como el cuadro de instrumentos analógico, pero lo cierto es que se lee mejor que la mayoría de los digitales que hay.

En el salpicadero y los paneles de las puertas reina el plástico duro, recordemos el precio en el que está esta unidad de pruebas. Unos plásticos que, pese a ser de tacto duro, dan una buena sensación de calidad y lo que es más importante, sus ajustes son realmente buenos y no hay crujidos ni ruidos extraños que molesten cuando se está conduciendo. En la parte central del salpicadero, en el lado del pasajero y justo por encima de la guantera, podemos ver plástico acolchado y teniendo en cuenta este detalle, el buen tacto del volante (aunque no sea de cuero) y los buenos ajustes que tienen todas las piezas del interior; podemos decir que este interior es de mejor calidad que la media del segmento, comparándolo por ejemplo, con un Dacia Duster.

En las plazas traseras el espacio es también amplio y una personas de aproximadamente 1,80, como es un servidor, viaja con amplio espacio entre sus piernas y el asiento de delante, y con espacio justo libre hacia el techo; por lo que cuatro adultos pueden viajar cómodamente en viajes largos en este Suzuki S-Cross. También, su maletero con volúmenes muy cúbicos es muy aprovechable (430 litros o 1.230 con los asientos traseros reclinados), con la posibilidad de tener o no un doble fondo bajo el que ocultar de la vista elementos pequeños como documentos o un ordenador portátil. Aún más abajo contamos con un hueco para el kit de reparación de pinchazos. Sin duda, un interior muy bien aprovechado.

Motorización: sirve para todo

Este Suzuki S-Cross que nos ha cedido Suzuki SYRAUTO Sevilla es uno de los modelos de la marca que pueden escogerse con alternativas mild-hybrid o Strong-hybrid. En nuestro caso hemos optado por la primera, con un sistema eléctrico con un motor de 13,6 CV y una batería de 48 voltios que se combina con el bloque de gasolina 1.4 BoosterJet de 129 CV y 235 Nm.

Con este tipo de motores híbridos tradicionales que se auto-recargan y no requieren que sean enchufados, es fácil conseguir un bajo consumo de combustible en casi todas las condiciones de conducción, incluidos los trayectos por autopista. Un manejo muy cuidadoso a baja velocidad constante reduce drásticamente el gasto de combustible. El depósito de 47 litros siempre permite recorrer al menos 700 km con el depósito lleno, e incluso supera los 1.000 km en trayectos económicos, consiguiendo tras nuestra prueba un consumo realmente excepcional de 6,3 litros que hemos conseguido sin preocuparnos demasiado por los números y no realizando una conducción muy conservadora.

En cuanto a la hibridación que tiene este Suzuki S-Cross, el motor eléctrico no puede mover por sí mismo al conjunto, aunque en este caso sí aporta un plus de potencia extra en determinadas circunstancias pudiendo comprobarse en la pantalla del cuadro o incluso en la central. Además, gracias a la batería de 48 voltios el sistema recupera energía en las frenadas para luego poder suministrarla en dichas situaciones y así rebajar el consumo, funcionando el motor eléctrico sobre todo en momentos cuando el motor requiere una mayor exigencia de potencia.

Además, este coche consigue tener una agilidad realmente buena, teniendo una gran respuesta al pedal del acelerador y no echando de menos en ningún momento un extra de potencia, ya que una gran relación de marchas gracias a un buen cambio manual de seis velocidades, te permite poder exprimir a la perfección el bloque de gasolina 1.4 BoosterJet de 129 CV y 235 Nm, que también le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 10,2 segundos y tener una velocidad máxima de 195 km/h.

Comportamiento: un coche cumplidor

Una cosa teníamos claro cuando completamos los primeros kilómetros con este Suzuki S-Cross de Suzuki SYRAUTO Sevilla y es que nos encontrábamos un coche cumplidor, que tenía buena nota en todos los aspectos en términos de comportamiento dinámico. Cierto es que no es el mejor en nada, pero es bueno en todo, y eso hace nos hace pensar que quizás la virtud está en el término medio, sobre todo, teniendo en cuenta el precio de esta unidad de pruebas.

En marcha se le nota como un coche ágil y eso se le nota a la hora de ser un coche confortable sin que hablemos de exceso de balanceo. La dirección es bastante comunicativa y los frenos actúan bien. Sorprende por su equilibrio, permitiendo que se adapte a cualquier ámbito con bastante facilidad. El confort en marcha es su premisa principal, renunciando por completo a la deportividad. A pesar de ello, el chasis responde bien incluso en los tramos de curvas por la sierra a los que nos enfrentamos en varios momentos de esta prueba en la que hemos completado cientos de kilómetros de pruebas por todo tipo de carreteras y superficies. Y en mi opinión, lo que más sorprende podría ser la puesta a punto de la suspensión, que es la que contribuye a esa armonía del conjunto. Filtra con solvencia las irregularidades del terreno, dando igual los resaltos de la ciudad o las autovías en mal estado, incluso si hacemos una salida por el campo.

Y es que si lo queremos sacar del asfalto, como buen Suzuki cumple sobradamente con buena nota colocándose como una de las mejores alternativas para aventurarnos por donde otros SUV no pasan. Sin duda, lo que me queda claro con este coche es que nos encontramos ante una unidad que no defrauda, que es bueno en todo y a pesar de que no destaca en ningún aspecto de los que hemos analizado, cumple con buena nota en todos y eso le coloca en un lugar muy bueno de cara a un potencial cliente.

Y este S-Cross con esta actualización y este sistema mild-hybrid de 48 voltios se puede convertir en una opción más que razonable para salir de la tónica general. Suzuki es una de esas marcas que tienen claro su camino y siguen sin querer dejarse parcializar por los caminos que otras marcas están tomando en el mercado automovilístico. Y en el disputado segmento de los SUV compactos, está este producto diferente que apuesta por la vocación, el carácter todoterreno y un buen comportamiento dinámico. Sin duda, como he dicho en muchas ocasiones en esta prueba, este Suzuki S-Cross es una opción realmente interesante.

Precio de nuestra unidad de prueba en Suzuki SYRAUTO Sevilla

Los precios mostrados son de una unidad similar a la que tuvimos el placer de probar.

Módelo: Suzuki S-Cross S1

Motor y transmisión: 1.4L BOOSTERJET MILD HYBRID

Color: GRIS OSCURO TITÁN PERLADO METALIZADO Tapicería: TAPICERIA DE TELA

Cosas interesantes del equipamiento de serie: Pantalla táctil 7″ con conexión smartphone / Bluetooth / DAB, Alerta de cambio de carril, Reconocimiento de señales de tráfico, faros full-led delanteros, Aviso luminoso en frenada de emergencia, Cámara trasera, Sistema de llamada de emergencia eCall, Inmovilizador y alarma antirrobo, Alerta antifatiga, Alerta de cambio de carril, Control predictivo de frenada,

Precio Base (sin promociones): 25.796€

Más información: Autopista de San Pablo, s/n, 41007 (Sevilla) // 955 04 72 00

Crta. Su Eminencia, s/n, 41013 (Sevilla) // 955 04 72 00

La entrada Prueba Suzuki S-Cross: la virtud está en el término medio aparece primero en TheBestF1.es.

Ver fuente